volante de un automóvil

¿Cómo aprender a conducir un automóvil?

Aprender a conducir a veces puede verse como algo puramente técnico, pero la realidad es bastante diferente. De hecho, el interés de un carnet de conducir no es saber conducir, sino saber conducir bien.

Esto implica condicionar al candidato y la capacidad que tendrá para observar y adaptarse al entorno. Antes de saber maniobrar, el futuro conductor debe aprender ante todo a: observar, analizar la situación y anticipar.

Debes saber que conducir acompañado también es una buena alternativa para aumentar tus posibilidades de éxito el día del examen.

Desde tus primeras lecciones de conducción, los candidatos deben esforzarse por asimilar lo mejor posible los fundamentos de la conducción de automóviles. Si bien pueden experimentar dificultades durante las primeras horas de tu formación, los conductores principiantes progresarán lo suficientemente rápido como para saber cómo sujetar correctamente el volante, cambiar de marcha y ajustar su ritmo como conductores experimentados.

Saber observar

Observar desde la cabina de un vehículo requiere cierta técnica y experiencia. La exploración visual es un paso clave para el conductor el día de la licencia ya que será la base de tus acciones y maniobras. Es posible distinguir dos niveles de visión, cada uno cubriendo un campo más o menos amplio:

El campo de visión periférico al conducir

Es el campo de visión más amplio para conducir (180 ° cuando el vehículo está parado), permite captar y localizar movimientos alrededor del vehículo. Una vez que se ha identificado una información o un obstáculo, es este campo el que enviará el mensaje al cerebro para que la visión se enfoque en el elemento perturbador.

El campo de visión central

Este es el campo de visión más enfocado al conducir. Es muy útil para identificar pistas y luego adaptar tu comportamiento en carretera.

Antes de dominar los campos de visión, es mejor tener un seguro de auto con cobertura completa para prevenir daños o accidentes en carretera o fuera de. ¡Encuentra el mejor seguro para ti y para tu auto!

Analizar la situación

Para cada situación, el conductor debe demostrar lucidez y concentración para detectar posibles riesgos de manera efectiva. El desafío de este análisis es también poder caracterizar y clasificar estos riesgos según su peligrosidad e inminencia. Se debe dar una respuesta a cada una de las llamadas situaciones de riesgo que puedan aparecer en cuanto el usuario se disponga a tomar el coche.

Para ello, el conductor puede plantear unas preguntas bastante sencillas que permitirán anticipar maniobras con facilidad al conducir:

  • ¿Cómo arrancar un coche ?
  • ¿El vehículo / peatón parece decidido a entrar?
  • ¿Tiene prioridad el usuario?
  • ¿Respeta los límites de velocidad? ¿Es adecuado para la situación?

Anticiparse y reaccionar al conducir

Aquí se trata de maniobras “simples”. Si los dos primeros pasos (observación y análisis) se han realizado correctamente, este último paso no debería representar mayores dificultades. Por tanto, un conductor puede actuar sobre tu vehículo de tres formas:

Puedes cambiar de rumbo (maniobra generalmente bastante limitada en caso de una “sorpresa”)

Puedes cambiar tu ritmo (para respetar las distancias de seguridad y anticipar situaciones de riesgo)

Puedes advertir a otros usuarios de la carretera (utilizando las alarmas de luz y sonido de tu vehículo)

También te puede interesar: Los mejores tips para comprar un automóvil

Noticias relevantes sobre el mundo automotriz: Un préstamo personal para coche: cómo funciona